Total de visualitzacions de pàgina:

diumenge, 28 d’octubre de 2012

Dueños del mañana


Dueños del mañana

Caminante del camino, busque su propio destino, busque su propio sentido y si no allá cual camino, dibuje a gusto del sueño

Querido lector, en que mejor momento que en el que nos encontramos, para encontrarnos mejor con nosotros mismos. Cuando nuestro entorno sea hostil, nuestros esfuerzos sean en vano y nuestros sueños no cumplidos… no caigamos en las garras de la desesperación, pues no hay mas razón que afrontar lo bueno y lo malo siempre con el corazón en mano.
Utilicemos estos momentos para auto valorar lo que tenemos, para auto realizarnos, para sacar mas partido de lo que somos, no es momento de hundir-se entre lágrimas, pues detrás de ellas no se encuentran soluciones. Querido lector afrontemos el presente, no como aquel que nos toco vivir, sino como nuestro presente, y reforcemos nuestros buenos pensamientos.
El sol quizás no brille mañana, quizás no lo dejen mostrar-se las nubes, pero querido amigo sabes tan bien como yo que el sol sigue estando allí arriba!

El portero del prostíbulo

Sucedía en un pueblo hace cientos de años…
Un prostíbulo que pasaba de generación en generación, y como tal, el oficio de portero también lo hacia…
Hasta un buen día, el viejo dueño del prostíbulo murió y otro dueño se quedo el local, obligo a todos sus trabajadores a realizar nuevas tareas, y a nuestro portero quiso hacer que contase todos los clientes que pasaban y hacer alguna pequeña pregunta para saber si están satisfechos con el trato, nuestro portero lo interrumpió, querido señor yo no se leer ni escribir, no puedo realizar dicha tarea, nuestro amigo fue despedido
Al llegar a casa se quiso poner a recuperar el tiempo perdido y arreglar algún pequeño desperfecto de su hogar, así que decidió ir al pueblo vecino para comprar alguna herramienta y poder trabajar, tres días de camino a lomos de su mula… al llegar su vecino le pidió prestadas alguna herramienta, de hecho le pidió que este se la vendiera ya que el mismo podría ir otro día a comprar al pueblo vecino, porque como ya no trabajaba disponía de tiempo…
Así hizo durante un tiempo, la gente le pedía cosas y el a lomos de su mula a comprar, hasta que un buen día junto los ahorros que le dieron por el despido del prostíbulo y monto su pequeña ferretería, era la única del pueblo y resulto muy útil, vendía mucho, de hecho pidió a su amigo que poseía una pequeña empresa de metal que porque no le hacia el las herramientas, así hizo y esta ferretería fue en aumento, era una gran empresa, gente de pueblos lejanos se acercaban a su humilde pueblo a comprar-le.
Un día el alcalde decidió conceder-le la llave del pueblo por su claro ejemplo de trabajo y dedicación. Cuando el mismo día el alcalde se entero de que nuestro amigo no sabia ni leer ni escribir, no resistió preguntar:

-Y que hubieses logrado hacer si hubieses sabido leer y escribir?

-Querido alcalde, si yo hubiese sabido leer y escribir estaria trabajando como portero de prostíbulo como mis antiguas generaciones

Cuento (reducido) de Jorge Bucay

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada